QUANTITATIVE EASING: LA BOMBA NUCLEAR DE BEN BERNANKE

QUE HACER PARA CONTRARRESTAR LA DEPRECIACIÓN DEL DÓLAR CON RESPECTO AL CORDOBA

Ante la situación de la guerra de divisas en la economía internacional, se pueden tomar acciones de política económica que eviten la profundización de la revaluación o una mayor sobrevaluación del córdoba. Para leer informes de análisis sobre esta guerra, ver:

http://www.counterpunch.org/whitney10142010.html

http://www.sinpermiso.info/articulos/ficheros/hudsonh1.pdf

 

Entre estas acciones se tienen:

1 ) Aumentar la emisión de córdobas.  Esto se puede lograr por las siguientes vías:

a)    El MHCP puede ofrecer  Bonos del Tesoro al BCN para financiar el gasto de capital, con la ventaja de reducir el costo del endeudamiento público (una menor tasa de rendimiento que elevaría el valor del bono) al ser comparado con el costo de colocación de esos bonos entre los grupos financieros locales. A eso se le llama el “relajamiento cuantitativo” (QE por sus siglas en inglés), que es la emisión de dinero para comprar bonos.

¿Es este el momento de que el BCN compre bonos al Tesoro? Esto se puede responder con el comportamiento de la oferta de dinero y de la base monetaria, que en el caso de que ambas estén creciendo lentamente reforzaría la implementación del “relajamiento cuantitativo”, con más razón si se estuviesen contrayendo. Si desacelera el crecimiento del dinero, pues habría que incrementarlo. Por lo tanto, el comportamiento del agregado monetario más restringido, como es el dinero de alto poder (M0) nos obliga a señalar que no es  necesario el “relajamiento cuantitativo”, pero sí lo exige el comportamiento del medio circulante cuyo aumento interanual en septiembre de este año es la mitad de lo registrado en abril de 2008.

Nuestra presión inflacionaria es algo “importante”, por lo cual no se visualizan los riesgos de la deflación como en las economías desarrolladas, y si ese fuera el caso obligaría a poner más córdobas en circulación. Pero no debemos olvidar que mientras la economía está muy dolarizada extraoficialmente la inflación se mide en córdobas, y el córdoba apenas domina menos del 18% del mercado monetario. Pensar en córdobas es exponerse al riesgo de una equivocación.

Si se ponderara la tasa de inflación de Nicaragua con la presencia de las dos monedas (córdoba sin mantenimiento de valor y dólares), cabría reflexionar en la conveniencia de las fuertes aceleraciones de la oferta de dinero o si es necesario mantener estable el crecimiento del dinero primario, en este caso el numerario.

También es necesario analizar la velocidad de circulación del dinero, que es el número de veces que un córdoba cambia de manos en un período de tiempo determinado, en nuestra gráfica en un trimestre, con el fin de estimar la demanda de dinero.

Con el enfoque de la estabilización macroeconómica del FMI, la presión inflacionaria debe ser baja y estable. Si la velocidad es constante, el Banco Central debe mantener estable el crecimiento del saldo de dinero, que no es el caso de Nicaragua.

Si la velocidad ha estado cayendo, como se evidencia en nuestro mercado, cada córdoba que emite el Banco Central tiene menos impacto en la producción, por lo cual sería atractivo aplicar el “relajamiento cuantitativo”, con el riesgo de una mayor inflación medida en córdobas.

Y si la velocidad mostrara fuertes oscilaciones, como también es el caso de Nicaragua al registrarse una desviación estándar de dicha velocidad de 0.53 en el período Primer Trimestre 1998-Segundo Trimestre de 2010, el Banco Central está obligado a concentrarse en mantener estable la inflación, como lo ha estado haciendo hasta hoy.

Existe la opinión que si el régimen cambiario en Nicaragua es fijo con respecto al dólar, cualquier depreciación del dólar se reflejaría en una menor sobrevaluación del córdoba. Este argumento sería válido si el córdoba fuese una moneda dura en el mercado internacional, pero no lo es porque la inflación del dólar es menor que la inflación del córdoba. Por consiguiente, el córdoba aumentaría su sobrevaluación y habría que hacer algo.

Y ese algo es la emisión de bonos en Nicaragua para financiar la inversión pública y mejorar la demanda interna, y no debería estar asociada con la alza de la tasa de inflación local, ya que la tasa de interés que pagaría el Tesoro al Banco Central debería ser muy baja para reducir el costo del endeudamiento púbico, tal como se observa con las subastas de Letras Estandarizadas No Competitivas. En la actualidad, el BCN está colocando Letras a una tasa de interés promedio ponderada de 0.53%, o sea una emisión de bonos vinculadas a la inflación, por lo cual los mercados anticipan una baja inflación, a pesar que es algo “elevada” al ser proyectada por el Banco Central en 7.0%.

b)   El Banco Central puede comprar dólares, pero sería muy limitado porque dependerá del comportamiento de la oferta de dólares en el mercado local, lo cual no sería una oferta muy importante por el año electoral. Hay que recordar la tradicional fuga de depósitos en dólares cuando elegimos al presidente de la República y, además, no existen grandes flujos de capital privado hacia Nicaragua porque no tiene capacidad de pago en el mercado financiero internacional. Aún así, hay que hacer algo porque se ha señalado que la inflación en córdobas es mayor que la inflación en dólares-.

c)   Aumentar el déficit fiscal, vía aumento del gasto público. ¿Cuál gasto público? ¿Consumo o inversión? Tarea imposible, más si fuese por la vía de un mayor gasto corriente debido a la condicionalidad del FMI de contraer el déficit fiscal en 2011 a 3.9% del PIB antes del registro de las donaciones externas y a 1.5% del PIB después del registro de las donaciones externas, en un año electoral donde se aprecia en todo su esplendor el ciclo económico-político, pero en la otra mano están los recursos del ALBA. Sin embargo, el aumento del déficit fiscal por una mayor inversión pública, además de contrarrestar una mayor sobrevaluación del córdoba, tendería a mejorar condiciones de la demanda interna privada, a dinamizar la economía, a generar empleo y a reducir pobreza.

2) Desarrollar el mercado de capitales, intentando colocar los títulos valores del sector público a plazos más largos y a menores tasas de interés, en el caso que la “autonomía” del Banco Central se oponga a comprar Bonos del Tesoro. Esto obligaría a un diálogo entre el Gobierno y la Bolsa de Valores, con el fin de desarrollar el mercado secundario de la Bolsa mediante la colocación de Bonos del tesoro con mayores plazos (5, 10 y 15 años) y menores tasas de interés (en función de las tasas del mercado internacional).

2 pensamientos en “QUANTITATIVE EASING: LA BOMBA NUCLEAR DE BEN BERNANKE

  1. Alvaro, solo una duda,

    Cuando hablas de que al haber una menor velocidad del dinero se vuelve más atractivo aplicar QE, ésta política no implicaría aun una menor velocidad de circulación? Al haber más dinero en la economía cada córdoba tardaría más en circular de mano en mano dado que la velocidad de circulación del dinero es inversamente proporcional a M.
    Ahora, una mayor emisión de dinero no implicaría necesariamente mayor liquidez tengo entendido, dado que nada asegura que los BCD efectivamente inyecten esa liquidez en la economía, pero… no se estaría sacrificando reservas? (a pesar de que tenemos bastantes)
    Suponiendo que efectivamente se inyecta plata al sistema y los BCD cumplen su papel, esto implica que se daría una mayor oferta de C$ frente a una cantidad específica de $ , pero esto significaría una devaluación de la moneda no? y por consiguiente endeudamiento del bcn y descenso en las reservas para mantener el tco?

    • Es correcto, puede caer si el costo de oportunidad de mantener saldos líquidos de dinero es menor, o sea si se reduce el valor del dinero ante su aumento, por lo que mantener saldos de dinero tendría un menor costo de oportunidad para los agentes y la velocidad caería. No obstante, el supuesto implícito en lo anterior es que los agentes económicos no sufren de ilusión monetaria. En el caso que tuvieran ilusión monetaria, en el corto plazo la velocidad no tendría que caer (desde un punto de vista keynesiano) porque para estos agentes el dinero no habría perdido valor significativamente.

      Por otro lado, recordá que el BCN financiaría en primera instancia al Gobierno Central a través de la compra de sus Bonos del Tesoro, por lo que la mayor liquidez efectivamente se introduciría en la economía a través del gasto público adicional.

      Se sacrificarían reservas internacionales para mantener la estabilidad de nuestro régimen cambiario?? Tomando en cuenta nuestra proporción marginal a importar = si, pero tampoco es como que por cada córdoba que introducimos importamos proporcionalmente el mismo córdoba. En 2010, el componente importado de nuestra producción fue de 54%. Entonces eso dependería de la magnitud del relajamiento, y lo que habría que evaluar es el costo-beneficio entre el impacto económico y la pérdida de reservas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s